El fortalecimiento de las prácticas verdes en cadenas de valor corporativas disminuye el impacto medioambiental y aumenta la competitividad