Noticias

Encuentra noticias de nuestros últimos proyectos y anuncios de prensa.

Navegando la Amazonía ecuatoriana en canoas solares

mar. 12, 2018

Por Javier Díaz-Cassou* 

¿Cómo combinar el conocimiento ancestral con la innovación tecnológica? Este es uno de los principales retos que se plantea Kara Solar, un proyecto que pretende introducir un sistema de transporte fluvial propulsado por energía solar en la Amazonía ecuatoriana. Actualmente, la mayor parte de los desplazamientos entre las comunidades del territorio Achuar se realizan en canoas con motores de gasolina y diésel, que además son caras son contaminantes. Kara Solar, por tanto, ofrece una solución concreta para mejorar la vida de las comunidades locales. Pero también constituye una alternativa sostenible para la preservación medioambiental, frenando el avance de las carreteras, que en la Amazonía han estado frecuentemente asociadas con la deforestación. No es de extrañar, por tanto, la gran atención internacional que está recibiendo el proyecto por parte de los medios de comunicación como el New York Times y El País.

Kara Solar es un proyecto apoyado por el FOMIN, con cuyos recursos se ampliará la flota de embarcaciones y se implementará una micro-red fotovoltaica para abastecer a un centro comunitario y facilitar la recarga de las baterías. Al margen de la tecnología que está desarrollando, quizás el aspecto más innovador del proyecto es que está apoyando un emprendimiento comunitario sostenible en un sector del país en el que escasean las oportunidades. En efecto, su mayor ambición es dotar de herramientas a las comunidades locales para operar y administrar el sistema. Ello implica encontrar el modelo de gestión más adecuado a las necesidades del proyecto y a la realidad local, y capacitar a los miembros de la comunidad que lo operarán. Por ahora, el emprendimiento se encuentra en fase de incubación y transferencia de propiedad a las comunidades que participan en el mismo.

Observando el proceso desde adentro

El territorio achuar, del lado ecuatoriano, se encuentra en una zona de más de 800.000 hectáreas de selva tropical de enorme biodiversidad, en las que viven aproximadamente 8.000 personas en 78 comunidades, a lo largo de caudalosos ríos amazónicos. El proyecto Kara Solar tiene por objetivo beneficiar a cerca de 1.050 habitantes de 9 comunidades de este vasto territorio: Shuinmamus, Napurak, Sharamentsa, Suwa, Kusutkau, Wayunsentsa, Kapawi, Wachirpas, Ishpingo. Prácticamente, la única alternativa de acceso a esta zona del país es por avioneta, a un costo aproximado de $150 dólares por persona en un solo sentido. Este es uno de los problemas que deben enfrentar sus habitantes: ¿Cómo mejorar la conectividad y el acceso a servicios de salud y educación y al mismo tiempo preservar los bosques y las tradiciones culturales del pueblo achuar?

Tuve la oportunidad de visitar las comunidades de Kapawi y Suwa. La primera es una de las más pobladas de esta zona de la provincia de Pastaza y cuenta con una pista de aterrizaje, una escuela, un colegio y un centro médico. Desde la misma, navegamos a bordo de la canoa solar “Tapiatpia” (“pez eléctrico” en achuar). La travesía fue impactante no solo por el paisaje que nos rodeaba, sino también por el silencio con el que nuestra canoa solar enfrentaba la tremenda fuerza del río Pastaza. Los delfines rosados del Amazonas parecieron dar su aprobación al proyecto, y en uno de los momentos más especiales del viaje nos rodearon a ambos lados de la canoa, acompañándonos rio arriba con sus saltos.

Suwa, la comunidad hacia la que nos dirigíamos es mucho más pequeña que Kapawi, habitada por apenas 10 familias. Fue aquí donde se realizó una de las asambleas de operaciones que se celebran periódicamente con todo el equipo y los dirigentes de las comunidades que participan en el proyecto. Tras un reparador descanso, la jornada de trabajo inició con el ritual ancestral de la guayasa, que está ampliamente difundido en la Amazonía. Consiste en despertar antes del amanecer para beber una infusión rica en cafeína, tras lo cual los participantes narran los sueños, que se interpretan colectivamente para planificar la jornada y dar un sentido a la vida.

 

Al margen de la ceremonia en sí, durante la guayusada noté que la moral del equipo se encontraba bastante baja. El motor de fabricación alemana que utiliza Kara Solar se daña frecuentemente dada la naturaleza de los ríos amazónicos, lo que reduce la confiabilidad del sistema de transporte fluvial para sus usuarios. También resulta difícil lograr que la empresa de los motores brinde atención técnica en una región tan remota, y los líderes de las comunidades participantes empiezan a tener dudas sobre la viabilidad del proyecto y el potencial del emprendimiento comunitario en el que habían depositado tantas esperanzas. La desazón es grande también entre los propios conductores de las canoas, que se sienten señalados por el dedo de sus vecinos.

Sin embargo, a medida que avanza la jornada, los facilitadores del proceso de creación del proyecto comunitario, Celia Salazar y Wain Collen, de PlanJunto, consiguen cambiar el ánimo de los participantes. En colaboración con los representantes de las comunidades identifican los puntos por resolver, y son los propios achuar quienes encuentran soluciones a los problemas que han surgido en las últimas semanas. Las canoas podrían transportar un motor de gasolina como respaldo en caso de que falle el motor eléctrico, lo que aumentaría la confiabilidad del sistema. Adicionalmente, el equipo del proyecto está buscando colaboraciones con universidades politécnicas tanto del Ecuador como de los Estados Unidos, en las que desarrollar opciones tecnológicas más adecuadas a la realidad de los ríos amazónicos. Poco a poco, retorna el entusiasmo y la fé en el potencial del proyecto.


Es así como, desde una minúscula comunidad amazónica, pude presenciar la labor de un grupo de cooperantes visionarios y de dirigentes indígenas en las trincheras del combate contra el calentamiento global. Quizás sin ser plenamente conscientes de ello, sus discusiones sobre las vicisitudes del proyecto Kara Solar están permitiendo desarrollar una solución tecnológica potencialmente escalable al resto de la Amazonía, con la que se podría frenar el deterioro y deforestación del pulmón del planeta. Para mí, es un orgullo pensar que el BID está apoyando una iniciativa tan innovadora y comprometida.



Javier Díaz-Cassou*

 Javier es especialista líder en economía en la Gerencia de Países Andinos, actualmente el economista de país a cargo de Ecuador, donde reside desde hace más de seis años. Javier tiene un doctorado de la London School of Economics, una maestría de la Universidad Johns Hopkins (SAIS), y una licenciatura en economía por la Universidad Autónoma de Madrid. Se ha desempeñado como economista en el Banco de España y el Banco Central Europeo, y ha sido profesor en la London School of Economics. Sus publicaciones se centran en temas relacionados con la Arquitectura Financiera Internacional, reestructuración de deuda soberana, prevención y resolución de crisis financieras, y reformas estructurales.

«septiembre de 2018»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
272829303112
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
1234567