Enter Title

INCLUSIÓN FINANCIERA:

AHORROS, PAGOS Y NUEVOS CANALES DE DISTRIBUCIÓN


El problema

Datos recientes sobre la inclusión financiera muestran que en 2011, solo el 39% de los adultos en América Latina y el Caribe (ALC) tenían una cuenta en una institución financiera formal. Esta tasa de acceso es aún más baja entre los adultos viviendo en áreas rurales (34%), y la población adulta de bajos ingresos (25%). 

Si bien es cierto que en muchos países existe una cobertura insuficiente, particularmente en áreas remotas donde residen las personas de más bajos ingresos, el acceso no es la única barrera para la inclusión financiera de este segmento. Para el quintil más bajo de ingresos en ALC, el costo de abrir una cuenta representa más de 30% del ingreso promedio. Igualmente, a menudo utilizar estas cuentas conlleva costos adicionales prohibitivos para esta población. 

Por su parte, los intermediarios financieros en la región no tienden a considerar a este segmento como cliente potencial, debido a los altos costos que incurren al servir a clientes que maneja bajos volúmenes de dinero y con menor frecuencia. Como consecuencia, la región carece de una oferta de productos y servicios adecuada y adaptada para este segmento y no se ha logrado penetrarlo en una escala total. .

La oportunidad

El ahorro es una herramienta clave que contribuye a la salida de la pobreza y también previene un retroceso hacia la misma. Para las personas de bajos ingresos se ha demostrado que el ahorro puede cumplir dos fines bien definidos 1) la acumulación de capital para atender necesidades futuras y 2) el manejo de liquidez a corto plazo para efectos de seguridad y conveniencias. Experiencias con grupos de ahorro y otras metodologías han demostrado que las personas de bajos ingresos si ahorran, pero lo hacen bajos montos y, a falta de productos y servicios adecuados y asequibles, lo hacen de manera informal.

En el combate contra la pobreza, los programas de pagos de protección social como las transferencias condicionadas se han expandido en la región abarcando hoy en día 19 países. Se estima que 27 millones de mujeres de bajos ingresos reciben pagos de protección social, y que aproximadamente 129 millones de personas se benefician de éstos. 

En muchos países la región, las remesas constituyen una fuente significativa de ingresos. Cada año los migrantes envían más de US$61 mil millones a más de 20 millones de familias, mediante un estimado de 250 millones de transferencias - las cuales en su gran mayoría no están bancarizadas. Por ejemplo, en el año 2012 se enviaron un total de US$4 mil millones en remesas a Colombia, sin embargo sólo el 23% se abonó en una cuenta corriente o de ahorros. 

La tecnología se ha convertido en un instrumento vital para la inclusión financiera, dado a su potencial para agilizar y reducir el costo de realizar transacciones financieras. Actualmente existen herramientas tecnológicas que prometen llegar más allá de lo que los canales tradicionales han logrado. América Latina es el tercer mercado más grande de telefonía móvil, con más de 650 millones de conexiones, alcanzando una penetración mayor al 100% en algunos países. Igualmente, en los últimos años se han desarrollado diversos modelos de agentes actuando como canales de banca sin sucursal, los cuales han crecido de manera exponencial en países como Brasil y Colombia. .

Propuestas FOMIN

La experiencia del FOMIN en temas de inclusión financiera en la región ha demostrado que con estrategias de negocio, diseño de productos e incentivos adecuados, las personas previamente desatendidas pueden convertirse exitosamente en clientes de productos y servicios financieros.

Es por esto que a través de sus proyectos y programas regionales, el FOMIN se propone aumentar la disponibilidad de los productos y servicios financieros formales  de ahorros y pagos al igual que canales de distribución alternativos que,  además de ser rentables para las instituciones que los ofrecen, faciliten el acceso y se adapten en su diseño a las necesidades de la población de bajos ingresos en la región.

 

Text/HTML

A través de los proyectos que financia, el Programa ProAhorros promueve la inclusión financiera de las poblaciones de bajos ingresos, receptoras de pagos de gobierno y transferencias condicionadas en la región, a través del diseño y expansión de productos de ahorro adecuados a sus necesidades.

 Acerca del Programa ProAhorros
 Visite el sitio web de ProAhorros
 Descargue la infografía del programa
 Infografía Grupos de Ahorro en América Latina
 Infografía Metodologías de Ahorro Grupal

Text/HTML

El Programa de Remesas y Ahorros busca establecer alianzas con distintos socios en la región para incrementar el acceso y uso del ahorro formal, a través del diseño y distribución de productos y servicios financieros adaptados a las necesidades de los clientes de remesas.

 Visite la página de Remesas y Ahorros
 Descargue el folleto del programa

Text/HTML

El Programa Tecnologías para la Inclusión Financiera (Tec-In) busca probar y aplicar tecnología que contribuya a ampliar el acceso a los servicios financieros para microempresas y hogares de bajos ingresos en la región.

 Visite la página de Tec-In