US$180 millones en juego: Bancos en el Caribe empiezan a introducir medidas para evitar el riesgo