¿Es un club de mujeres la solución para romper la hegemonía del club de hombres?