¿Está Latinoamérica lista para la era digital?