Rompiendo el techo de cristal…desde arriba