En San Juan, Argentina, la solución al gran problema del cambio climático viene en pequeñas dosis