Por Mariana Wettstein

El FOMIN como laboratorio del Grupo BID: el caso de la ciudad colonial de Santo Domingo

dic. 29, 2016

La semana pasada, en su última sesión de este año, el Directorio del Banco Interamericano de Desarrollo aprobó un préstamo de US$90 millones para la República Dominicana, con el que continuará la revitalización de la Ciudad Colonial de Santo Domingo (CCSD). Se trata de un Programa integral que abarca aspectos urbanos, económicos y de turismo cultural, a través de: la recuperación de espacios públicos y monumentos históricos; el mejoramiento de las condiciones de habitabilidad para los residentes; el desarrollo de las economías locales; y el fortalecimiento de la gestión de la CCSD. 

Esta operación es un muy buen ejemplo de la fuerza que tiene el Grupo BID cuando sus ventanillas trabajan en forma integrada. En este proyecto participan diversos especialistas del Banco, tanto del área pública (gestión municipal, seguridad ciudadana, energía, turismo,  desarrollo urbano y vivienda) como de la privada, a través del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN).  

En el caso concreto del FOMIN, el programa recoge las lecciones aprendidas, así como las buenas prácticas desarrolladas en tres temas: fortalecimiento de micro y pequeñas empresas (MYPES), capacitación del capital humano, e intervenciones en mercados públicos. De este modo, el FOMIN cumple con su rol de laboratorio de innovación para el Grupo BID, realizando experimentos de alto riesgo para probar nuevos modelos que atraigan e inspiren al sector privado a resolver problemas de desarrollo económico en América Latina y el Caribe. 

Para el apoyo a las MYPES se escalará el modelo de intervención que está siendo piloteado en la misma Ciudad Colonial de Santo Domingo a través de un proyecto de asistencia técnica del FOMIN que arrancó a comienzos del 2016. Se trata de una experiencia pionera en América Latina y el Caribe de apoyo a centros urbanos en procesos de revitalización, donde existen pequeñas empresas que son parte de la identidad local con una estrategia de desarrollo comercial que responde no solo al sector turístico, sino también a su población residente, a partir de la iniciativa privada. El modelo que se está desarrollando incluye la implementación de un fondo concursable para promover nuevos emprendimientos y la implementación de una estrategia para promover proyectos de asociación público-privada (estacionamientos, vivienda, animación urbana, etc.). 

En capacitación del capital humano, se replicarán las buenas prácticas desarrolladas con el proyecto NEO (Nuevas Oportunidades y Empleo para Jóvenes) en República Dominicana, el cual también es financiado por el FOMIN y se viene implementando desde el 2014. NEO-RD forma parte del programa regional NEO, que está en marcha en 10 países y a través del cual se busca contribuir a cerrar la brecha entre las habilidades de los jóvenes y la demanda de personal cualificado por parte de las empresas. El modelo consiste en la formación de alianzas público-privadas donde los socios aportan recursos, conocimientos y capacidades para implementar programas de enseñanza contextuales que enriquezcan la capacitación técnica de jóvenes vulnerables y el fortalecimiento de los servicios de intermediación laboral y pasantías, de manera que se incrementen sus oportunidades de inserción laboral. En la nueva operación en la CCSD se desarrollarán planes de mejora de las escuelas técnicas y de oficios y se implementarán los estándares de calidad NEO. 

Finalmente, en la adecuación funcional y física del Mercado Modelo de Santo Domingo, se tomarán en cuenta las lecciones aprendidas por el FOMIN trabajando en mercados en diversos países de la región, principalmente en el Mercado Agrícola de Montevideo, donde atendiendo a los nuevos hábitos de compra se adaptó el tradicional funcionamiento del mercado con la participación de los mismos comerciantes y la administración. La intervención en el Mercado de Santo Domingo incluirá: la implementación de un plan de gestión comercial y financiera; la capacitación a los negocios que se encuentran dentro del mercado; la promoción y desarrollo de nuevos servicios; y la remodelación de la infraestructura física.

En resumen, esta nueva operación del Banco permitirá desarrollar una estrategia altamente complementaria entre las distintas ventanillas del Banco para sus intervenciones de renovación urbana, mediante un nuevo modelo de intervención escalable que permitirá reducir la brecha de conocimiento identificada: cómo llevar a cabo un proceso de revitalización de centros históricos acompañada por una transformación empresarial que genere oportunidades de crecimiento empresarial para las MYPES.

Categorias: Blogs, Ciudades Inclusivas

Mariana Wettstein

Mariana Wettstein

Mariana Wettstein es Especialista del FOMIN en República Dominicana, lleva más de 20 años trabajando en proyectos de desarrollo en el sector público y con organizaciones multilaterales. Mariana es Economista y cuenta con maestrías en Ciencias Políticas y Gestión de

Contenido Relacionado