You are using an unlicensed and unsupported version of Evoq Content. Please contact customersuccess@dnnsoftware.com for information on how to obtain a valid license.

Economía Circular

Los recicladores impulsan la economía circular de la región

Reciclador separa la basura en Colombia. Foto por Fundación Avina

América Latina y el Caribe es el hogar de más de 4 millones de personas que se ganan la vida recuperando y vendiendo materiales reciclables. La mayoría de ellos son trabajadores independientes de bajos ingresos que realizan su empleo de manera precaria y sin las apropiadas condiciones sanitarias y de seguridad.

A pesar de las contribuciones ambientales positivas que hacen a la sociedad —limpiando las calles de la ciudad, impulsando la economía circular, readaptando y reutilizando materiales no degradables, creando trabajos para los pobres y fomentando una cultura del reciclaje— los recicladores raramente reciben el reconocimiento de los gobiernos locales o nacionales por su servicio público, y carecen de las habilidades requeridas para crear un modelo de negocio que pueda convertir su oficio en un su trabajo sostenible.

En Colombia, como en muchos otros países de América Latina y el Caribe, la migración de la gente del campo a las ciudades generó mayores exigencias para en las economías locales. En este contexto, los recicladores surgieron como parte de la economía informal, en respuesta a la necesidad de puestos de trabajo.

"Las ciudades no estaban preparadas para los nuevos habitantes, y no había manera que la economía formal los absorbiera, así que aprovecharon lo que tenían a mano: hicieron uso de los residuos”.— Ricardo Valencia

"Las ciudades no estaban preparadas para los nuevos habitantes, y no había manera que la economía formal los absorbiera, así que aprovecharon lo que tenían a mano: hicieron uso de los residuos,” dijo Ricardo Valencia, Director de la la Iniciativa Regional de Reciclaje Inclusivo (IRR), una iniciativa liderada por el FOMIN que reúne a gobiernos, empresas y sociedad civil para mejorar la vida de los recicladores en toda América Latina y el Caribe.

Norah Padilla, directora de la Asociación de Recicladores de Bogotá. Foto por Juan Arredonde/Getty Images Reportage

Cabe destacar que, "si no hubiera recicladores recogiendo todo ese material, el problema de la gestión de residuos sería mucho más difícil para todos,” dijo Nora Padilla, directora de la Asociación de Recicladores de Bogotá, y ganadora del prestigioso Premio Ambiental Goldman y miembro del comité nacional de la IRR en Colombia.

Nacida en el seno de una familia de recicladores, Padilla comenzó desde niña a hurgar entre botes de basura y vertederos, y a los 14 años comenzó su legado como líder comunitaria. Ha participado en docenas de cruzadas legales para obtener derechos para los recicladores a lo largo de todo Colombia.

Hoy, Colombia y Brasil son los dos únicos países de América Latina que han incluido a los recicladores como parte de sus sistemas nacionales de gestión de residuos. Sin embargo, ahora el desafío ha mutado, explica Padilla, del reconocimiento legal a su implementación.

El reciclaje juega un papel clave en el crecimiento de la economía circular en América Latina y el Caribe.

En oposición al flujo de la economía lineal donde las cosas son extraídas, hechas, producidas y en última instancia, desechadas, la economía circular aprovecha lo que ya existe, generando un enorme impacto tanto a nivel social como ambiental.

En oposición al flujo de la economía lineal donde las cosas son extraídas, hechas, producidas y en última instancia, desechadas, la economía circular aprovecha lo que ya existe, generando un enorme impacto tanto a nivel social como ambiental.

Para que todo esto suceda, los recicladores deben crear modelos de negocio que puedan competir en el mercado, necesitan entender mejor a sus clientes y organizarse para recibir los pagos. Al fortalecer sus habilidades, los recicladores pueden estar a la vanguardia de un paradigma cambiante de ciudad, de lineal a circular.

A través de la IRR, el FOMIN y sus socios (BID, Fundación Avina, Coca-Cola, PepsiCo, y la Red Latinoamericana de Recicladores), están construyendo capacidades técnicas dentro de las asociaciones de recicladores y apoyándolas a prepararse para desempeñar un papel en los sistemas locales de gestión de residuos.

Recicladores en Bogotá, Colombia. Foto por Jose David Martinez Mulford/ Asociación de Recicladores de Bogotá

En tres municipios de Colombia, Valledupar, Bucaramanga y Popayán, la IRR apoya la creación de planes de gestión de residuos de alta calidad que incluyen los recicladores y que pueden ser replicados a lo largo del país.

Actualmente el 80% de la población de la región vive en ciudades; cifra que aumentará a un 84% para el 2035. Al crecer las ciudades, crecen los residuos que producen. Por lo tanto, la IRR, con sus socios del sector privado, está innovando dentro de los límites de la ciudad, reduciendo su huella de carbono, y apoyando a los recicladores para crear un negocio rentable y sostenible.

Hasta el momento, la IRR trabaja en 16 países y beneficia a más de 17,000 recicladores. Algunos proyectos incluyen: el mejoramiento de la recolección, del transporte y de la disposición final de los residuos urbanos en Guyana; el fortalecimiento de habilidades organizacionales y comerciales de los recicladores de base en la República Dominicana; y la creación de oportunidades de intercambio entre los líderes de los recicladores en Centroamérica.