latest news

Our latest press releases and project announcements. 

Jardinería de Coral: Transformando vidas dentro y fuera del mar

Feb 22, 2018

Mucho se ha hablado de la Jardinería de Coral (JdC)  y sus beneficios para la conservación del ecosistema marino costero, sin embargo poco se ha dicho de los efectos positivos que tienen las actividades de conservación en las comunidades aledañas a las zonas que poseen estos atributos naturales.

De acuerdo al estudio Mapping the global value and distribution of coral reef tourism, publicado en la revista científica Marine Policy, alrededor de 70 países poseen arrecifes de coral que generan unos US$36 billones por año en actividades relacionadas directamente e indirectamente con los arrecifes de coral. El buceo acuático snorkeling, la observación de especies, hasta el simple disfrute de playas y alimentos son algunas de esas actividades.  

La degradación de estos espacios, en muchos casos se da por una actividad humana irresponsable que pone en riesgo no solo el aspecto económico, sino que también amenaza el balance natural de la flora y fauna que se da en las costas de países insulares, en adición al deterioro y erosión de sus playas.  Para contrarrestar el deterioro de estos espacios, una serie de técnicas han venido desarrollándose desde los años 80, una de las más comunes se conoce hoy como la Jardinería de Coral.

En simples palabras la JdC es definida como la actividad que mediante técnicas de conservación y reproducción en espacios controlados, promueve la proliferación de arrecifes de coral en las zonas marino costeras, trayendo consigo una mejora en la flora y fauna.  Estas técnicas, que en su conjunto conforman experimentos, son realizadas generalmente por expertos que luego simplifican y sistematizan los procedimientos para que los mismos sean replicados en otros lugares.   Esto representa el punto de partida de una serie de servicios que son necesarios para realizar la tarea de conservación.

Lo anterior describe el escenario ideal que aprovechó National Geographic, el Fondo Multilateral de Inversiones, Ashoka Changemakers y el Grupo Puntacana, para poner a prueba un proyecto piloto en el 2012 que desarrolló un producto turístico basado en la conservación y que al mismo tiempo vinculó a la comunidad local en la provisión de los servicios requeridos en lugares como Puntacana, Bayahibe y Puntarucia, en República Dominicana.  En otras palabras, las visitas a los arrecifes de corales desarrollados se incluirían los paquetes turísticos ofrecidos a los visitantes, y la comunidad a través de los pescadores y/o artesanas, se encargarían de proveen los servicios de transporte, guiatura, artesanía, entre otros.  Como resultado, los turistas estarían no solamente visitando, sino, realizando tareas de conservación bajo el acompañamiento de los pescadores.

5 años de aprendizaje más allá de la jardinería de Coral

Cinco años de ejecución trajeron consigo logros importantes e interesantes lecciones aprendidas. Sin bien es cierto que se dejaron instalados 14 viveros de corales en varios polos turísticos y se logró plantar 3.4 Km de tejido lineal en el vivero de Punta Cana, los aprendizajes principales para nosotros vienen en la vinculación de los pequeños proveedores de servicios al tema de conservación. Por ejemplo:

-La profesionalización y formación de los proveedores de servicios, que en muchos casos pasaron de ser pescadores con prácticas extractivas, a jardineros, guías y capitanes de embarcaciones que hoy visitan los viveros de coral. Simultáneamente, se formaron artesanos en la elaboración de artesanía y bisutería relacionadas con la temática marina local. Esto se logró gracias al trabajo de la Asociación de Artesanos y Servicios Marinos (ARSEMAR), que hoy día cuenta con una membresía de 37 miembros con ingresos superiores a los US$133,000 al año, gracias a una variedad de servicios adicionales a la JdC.


Para mí el coral junto al arrecife era una piedra, nunca supe que eso tenía vida. Hoy día he dejado la pesca para dedicarme a la Jardinería de Coral ya que me representa más ingresos; me ha permitido tener un seguro de salud que antes no tenía y también ayudar a mis hijos así lo afirma Fausto Guerrero miembro de la Asociación de Artesanos y Servicios Marinos (ARSEMAR) y a la vez uno de los beneficiarios del proyecto.

-Vinculación de los pescadores con restaurantes locales alrededor de un concepto de pesca responsable.  Para ser miembro de ARSEMAR, cada nuevo socio, en el caso de los pescadores, se compromete a respetar las especies en veda y de capturar especies que son perjudiciales a los arrecifes de corales, como es el caso del pez león. Así mismo, las artesanas fueron vinculadas a las tiendas de los hoteles y principalmente a las tiendas del Aeropuerto Internacional de Puntacana. Hoy día estas tiendas realizan pedidos cada dos meses a las artesanas beneficiarias del proyecto.

Ciertamente que este logro estuvo acompa
ñado de la Fundación Grupo Puntacana, entidad dedicada proteger y restaurar los recursos naturales de la Republica Dominicana, sin embargo, la replicación del modelo de intervención para desarrollar un producto turístico que promueva un turismo de sol y playa y la conservación de arrecifes simultáneamente, representa un desafío considerable ya que para la comunidad local y los hoteleros esta actividad debe de tener un sentido económico primero. En muchos casos se tiene el atractivo natural en la costa, sin embargo, el volumen de visitantes interesados no hace rentable las inversiones iniciales.

En el Pacífico Sur es donde se tienen la mayor experiencia con la técnica de conservación. Tal es el caso de la isla de Vanuatu donde la comunidad y el gobierno local ha desarrollado un producto turístico vinculado a los corales en el cual los turistas pagan para hacer la labor de conservación y tener una experiencia vivencial y única. Igualmente, desde Belice se realizan enormes esfuerzos para repoblar los arrecifes coralinos a lo ancho de 700 millas de costa vinculado a las comunidades en la provisión de servicios. Estos ejemplos representan una oportunidad para afinar la metodología de intervención y procurar una valorización natural con un sentido económico en un menor tiempo.

El modelo de intervención desarrollado en República Dominicana alrededor de un producto turístico vinculado a la conservación ha mostrado ser efectivo, sin embargo, los resultados económicos a la fecha solo han llegado a las comunidades costeros en el largo plazo. Lo anterior sugiere que el desafío radica en encontrar mecanismos que aceleren los beneficios económicos tanto para el sector turístico-hotelero y comunidades locales, y que al mismo tiempo se genere la información suficiente acerca del valor de los corales como recursos naturales, de manera que convierta a los involucrados en aliados sustanciales del movimiento de conservación.

«September 2018»
MonTueWedThuFriSatSun
272829303112
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
1234567