By Guest

Sembrando para la vida. Zulma Alarcón Álvarez

Feb 2, 2017

Por Mónica Varela,  Fundación Clinton

La energía y determinación de esta mujer al hablar, dan muestra de que las situaciones difíciles que ha enfrentado en la vida no le han dejado trabas, al contrario, le han dado mayores razones para salir adelante. “Soy orgullosamente madre cabeza de familia de dos hermosas niñas, la mayor de 11 y la bebé de 2 años de edad. Ambas viven conmigo y desde hace más de un año me encuentro con una nueva pareja que se ha convertido en mi mano derecha y en una figura paterna para las niñas; gracias a Dios contando con el apoyo de mi familia, de mi mami y de mis hermanas”.

Ella es Zulma Alarcón Álvarez, de 33 años de edad, del municipio de Firavitoba en Boyacá, Colombia, quien divorciada de su primer esposo tuvo que tomar las riendas de su hogar, no sólo en lo económico sino en todo lo que incluye ser papá y mamá de sus hijas. Trabajaba atendiendo un almacén y hace algún tiempo decidió volver al campo. “Me vinculé a un proyecto de huertas orgánicas. Empecé a investigar y a meterme más en el tema, y aquí estoy ahora como Secretaria de ASOAGROFIRA, Asociación de Productores Agropecuarios de Firavitoba”.

Esta asociación de agricultores hace parte del grupo de proveedores de la empresa Acceso Colombia, apoyada por la Fundación Clinton y el BID/FOMIN, que tiene como objetivo mejorar los ingresos y la calidad de vida de los pequeños productores, integrándolos de manera eficiente a las cadenas de abastecimiento locales, buscando cerrar las brechas que existen entre los mercados formales y los pequeños agricultores.

“Acceso Colombia nos brinda asistencia técnica enfocada en BPA y nos asesora en la forma cómo debemos manejar los cultivos de cebolla, hortalizas y lechuga orgánica, en mi caso. Igualmente, nos asesora en el manejo de insumos y en los temas de rotación de cultivos para mejorar la productividad y calidad de cosechas y ha montado unas parcelas demostrativas donde es más fácil aprender. La empresa nos ha facilitado acceso a un fondo rotatorio para capital de trabajo y compra nuestra producción de manera directa”.

 “Puedo decir que en estos meses que llevamos en el proceso con Acceso Colombia nuestra Asociación ahora está más organizada. Hemos mejorado muchísimo. Ahora no sólo nos enfocamos en nuestro trabajo, sino que también tenemos en cuenta la siembra de nuestros vecinos, pues sabemos que si ellos siembran ahora nosotros debemos hacerlo algunos días después, y así todos trabajamos de la mano. Hemos aprendido que si hacemos una buena programación de los cultivos, podemos tener una mejor comercialización”.

“Este acompañamiento ha sido una gran ayuda porque ya no consiste en sacar nuestro producto a una plaza de mercado a esperar si alguien lo compra, o regresarnos a nuestra casa con lo que no se vendió del día, sino que ahora tenemos una gran ayuda en la comercialización de nuestras hortalizas y de todo lo que sembramos, bajo los estándares de calidad que Acceso Colombia nos está enseñado”.

Zulma aprovecha para darle un mensaje a todas las mujeres que como ella, han asumido la responsabilidad de ser madres cabeza de hogar, “el mejor mensaje que puedo darles es que sí se puede. Sí se puede trabajar, y no sólo hay trabajo en las ciudades sino también en el campo”, finaliza.

Guest

Related Content