Pequeños productores de amaranto en Bolivia podrán aprovechar la creciente demanda internacional de ‘súper alimentos’

viernes, 10 de enero de 2014

Número del Proyecto:BO-M1062

Fecha Aprobación:

Monto Original Aprobado:

Categorias: Anuncios de Proyecto, Cadenas de Valor

Etiquetas:

El Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), miembro del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aprobó recientemente una cooperación técnica de $1.24 millones de dólares para un proyecto liderado por la Organización Inter-Eclesiástica de Cooperación para el Desarrollo (ICCO). El proyecto buscará mejorar y fortalecer la cadena de valor del amaranto para que 1,100 productores de este grano, que viven en 8 municipios del departamento de Chuquisaca en Bolivia, puedan acceder a mercados de alto valor y aumentar sus ingresos. Adicionalmente, más de 30  Micro y Pequeñas Empresas (MIPEs) que se dedican a la producción de derivados del amaranto como bebidas, cereales y dulces se beneficiarán de esta intervención. 

En Bolivia, el amaranto es cultivado en los valles interandinos siendo Chuquisaca el mayor productor del grano a nivel nacional. La creciente demanda de este grano en los mercados internacionales puede generar valiosas oportunidades de desarrollo económico. Sin embargo, la capacidad de producción en el país se encuentra muy por debajo de la alcanzada en otras regiones geográficas similares de América Latina. La problemática se debe a varios obstáculos a lo largo de la cadena de valor y a una falta de sinergias entre sus principales actores (productores, cooperativas, intermediarios y compradores). Los productores carecen de conocimientos respecto a niveles de calidad, capacidad técnica y agrícola. Aunado a esto, existe una falta de información acerca de las necesidades del mercado (tales como precios, gestión de calidad y plazos de entrega) que dificulta la producción y crea una barrera para acceder a mercados de alto valor

A través de este proyecto, la ICCO y el FOMIN apoyarán a sectores estratégicos que participan en la actual cadena de valor del amaranto con el objetivo de fortalecer la capacidad de las asociaciones de agricultores e identificar oportunidades de colaboración entre productores e instituciones clave del sector privado. Específicamente, el proyecto capacitará a los productores en buenas prácticas agrícolas para mejorar su rendimiento y aumentar su productividad. Además, se establecerán alianzas que posibiliten el acceso a servicios financieros para los productores y se buscará fortalecer los canales de comercialización, con las cámaras de comercio y empresas locales, para promover el acceso a mercados.

A largo plazo, el proyecto prevé que la creación y fortalecimiento de vínculos entre los distintos actores que participan en la cadena de valor del amaranto (desde los canales de financiamiento e investigación, la producción, la comercialización y el consumo) promoverán el desarrollo de una cadena de valor inclusiva, sostenible y financieramente viable. 

Acerca del FOMIN

El Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), miembro del grupo BID, está integrado por 39 donantes que apoyan el desarrollo del sector privado en beneficio de la población de bajos recursos, sus negocios, establecimientos rurales y hogares. El objetivo del FOMIN es proporcionarle a esta población las herramientas para incrementar sus ingresos, asegurar su acceso a mercados y la creación de capacidades para competir en esos mercados, el acceso a financiamiento y a servicios básicos, incluyendo el uso de tecnologías verdes. Su misión es actuar como laboratorio, experimentando, siendo pionero y asumiendo riesgos para construir y sostener modelos de negocios exitosos para las micro y pequeñas empresas. Más información sobre el FOMIN en www.fomin.org 

Acerca de la ICCO

La Oficina Regional de la Organización Inter-Eclesiástica de Cooperación para el Desarrollo (ICCO) se encuentra ubicada en La Paz Bolivia. La ICCO es una organización Inter-eclesiástica enfocada en cooperación para el desarrollo, fundada en 1964 en Holanda. El trabajo de la ICCO en América Latina consiste en brindar apoyo financiero y asesoramiento a las organizaciones y redes locales que trabajan en mejorar el acceso a servicios básicos, iniciar proyectos de desarrollo económico sostenible y fortalecer la paz y la democracia. Desde Bolivia, la organización coordina e implementa proyectos en Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Suriname y Bolivia.